Saviaduría

Saviaduría

El árbol era agitado por la brisa. Las hojas se sacudían, algunas caían en un lento compás, otras se quedaban pendiendo como lágrimas. Los zorzales saltaban de rama en rama, de canción en canción. Las hormigas circulaban por los senderos de corteza, arriba y abajo, abajo y arriba. La savia fluía por dentro, una corriente color ámbar de pura vida. Las raíces se clavaban firmes y endebles. Y sobre ellas las guitarras se tocaban, los libros se leían, los dibujos se dibujaban, espaldas apoyadas contra el tronco. El árbol se alimentaba de todo eso, y del silbido del aire, y de la poesía de la lluvia, y de las historias que contaban las voces. Todo lo veía y lo sentía y lo escuchaba.

   Hasta que el árbol murió. Pero la muerte no es tan mortal, y del árbol se hizo libro y guitarra. Todo de lo que se había alimentado durante tanto tiempo ahora lo liberaba de nuevo en forma de arte. El silbido del viento brotó de las flautas, la poesía de la lluvia se derramó en letras. Los cantos de los pájaros se escaparon de las cuerdas y las historias de las voces se tendieron sobre las páginas. La corriente de la savia volvió a resonar y circular y el arte se adentró en las almas.

   Árboles como este siguen extendiendo sus ramas y raíces, afirmándose en abdómenes y alzándose hasta los pechos. Hay infinitos entre nosotros, solo hay que saber reconocerlos. Viven, enlazan, unen. Son las vías de magia entre el uno y el otro, hacen sonreír en la tristeza y levantarse en la caída. Abrirse a la savia, esa es la auténtica saviaduría.

Alex Dan Leibovich

Licencia Creative Commons
Saviaduría por Alex Dan Leibovich se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Fotografías:

Saviaduría:

Bron-Yr-Aur – Led Zeppelin

Voces que valen ser escuchadas

Significado de Oniroscopio

Palabra resultante de dos vocablos: “Oniro”, que en griego significa "sueño" (los “oniros” o “oneiros” son los hijos del dios del sueño, Hipnos, en la mitología griega) y “-scopio”, que en griego significa “instrumento para mirar” o simplemente “mirar”. De esta forma sería equivalente a “mirar sueños” o “instrumento para mirar sueños”. Así, el simbolismo radica en ver lo fantástico en la realidad o el sueño en la vigilia.