Recuerdo de luna

Era de noche en la costa. Estaba en el balcón del departamento, mirando y escuchando el mar. El cielo estaba completamente despejado y la luna llena. Derramaba su luz sobre las aguas en una estela con forma de cono plateado. El brillo no se inmutaba ni cambiaba pese al movimiento de las olas. Se me cruzaron por la mente unos versos de una canción de Charly García: “Vi la luna chorreando sin parar su luz de catedral”. Quise capturar ese momento tan unido a la música y fui en busca de la cámara. Fotografié, pero no lograba transmitir aquello. Así que salí del departamento y me acerqué más. Lo mismo; estaba alejado de esa extrañeza. Fui hasta la planta baja del complejo. Igual. Hasta que mis pasos fueron llevados por sí solos, atraídos por la gravedad de la gran luna, y llegué a la playa. Nunca había sentido algo parecido.

    Alejado de las luces del complejo, la arena solo estaba iluminada por el cielo nocturno. El mar reverberaba y rugía, pero tras aquel sonido habitaba una especie de silencio, oscuro y aplastante. Todo el lugar parecía palpitar una acción o una intención que no llegaba. Y la luna en lo alto, redonda, blanca y solitaria, pendiendo sobre todo. Sinceramente, sentí terror. Un terror tan extraño y atractivo que me daban ganas de saborearlo cuanto pudiese. Un terror que me invitaba a seguir fotografiando. Pero luego de algunas fotos me di cuenta que ya no debía hacerlo. Bajé la cámara. La apagué. Cerré los ojos. Escuché, olí, sentí. Y cuando los abrí vi aquella luna chorreando su luz de catedral. Respiré. Y entendí que hay momentos que no están hechos para ser capturados, y menos por una cámara.

Alex Dan Leibovich

Licencia Creative Commons
Recuerdo de luna por Alex Dan Leibovich se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución – No Comercial – Sin Obra Derivada 4.0 Internacional.

Fotografías:

Bron-Yr-Aur – Led Zeppelin

Voces que valen ser escuchadas

Significado de Oniroscopio

Palabra resultante de dos vocablos: “Oniro”, que en griego significa "sueño" (los “oniros” o “oneiros” son los hijos del dios del sueño, Hipnos, en la mitología griega) y “-scopio”, que en griego significa “instrumento para mirar” o simplemente “mirar”. De esta forma sería equivalente a “mirar sueños” o “instrumento para mirar sueños”. Así, el simbolismo radica en ver lo fantástico en la realidad o el sueño en la vigilia.