No digas nada

El artista tenía ganas de componer.

     Tomó un poco de plástico. Lo rompió contra su cabeza. Encendió un fuego en la cocina y tiró el plástico ensangrentado a las llamas. Mientras se derretía comenzó a lanzar aullidos. Uno tras otro, a veces como un cacareo de gallina, a veces como un sonido de maquinaria. Agarró una cacerola y la golpeó arrítmicamente con las palmas mientras pateaba las alacenas con los pies. Cayeron vasos y platos sucios dentro de la hoguera, que expulsó grandes chispas, encendiendo las servilletas. El hombre lanzó un escupitajo y un “¡Carajo!” al plástico en plena deformación. Hasta que sin previo aviso se paró y arrojó un balde de agua.

     El humo tapaba la cocina. Y en medio de la negrura el artista acariciaba lo que había quedado: nada.

Licencia de Creative Commons
No digas nada by Alex Dan Leibovich is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Soda Stereo – Cuando pase el temblor

El tiempo en capítulos