Eido

ThinkingMan_Rodin

© Satyakamk

Va naciendo en el interior de mi mente. Patea mi cráneo, y se mueve de un lado para el otro. Coloco mi mano sobre la frente y la siento; escucho cómo me habla, saboreo cada palpitación, sonrío ante una patada y otra más. Cuando me siento mal solo tengo que pasar la palma y sentirla, vibrando de vida. Obviamente también me hace pasar malos momentos; me da jaquecas, a veces vomito de la incertidumbre o del hecho de que una vida crece dentro de mí y otras tengo un apetito voraz por cualquier imagen a mí alrededor. Sin embargo, en algunas ocasiones, siento una tremenda seguridad y pienso que soy capaz de hacer cualquier cosa. Tocando la suave y cóncava superficie, soy profundamente consciente de que la fuerza y la esperanza que me hacen sobrellevar cada momento dificultoso o vano de la vida provienen de ella, sumergida en un océano insondeable a mi vista, pero que aún así percibo agudamente. A veces me pesa y otras me hace sentir más ligero. A veces quiero expresar que es solo mía y de nadie más, y otras quiero contarle a todo el mundo de ella y de cuán hermosa e inteligente será. Ya pasó bastante tiempo y aún no sé cuándo será el nacimiento. Hay un margen, pero eso no logra quitarme la incertidumbre y la ansiedad. ¿Dolerá? ¿Será una felicidad absoluta mezclada con un sufrimiento infinito? Suelen decir aquellas palabras de cargada y rebuscada poesía, pero hasta que no lo experimente no podré saberlo. Me siento en la cama, los dedos acariciando la cabeza, y medito para mis adentros: ¿qué será?, ¿qué forma tendrá?, ¿cómo la llamaré? Las incógnitas son dolorosas, y de vez en cuando me hago unos estudios para descubrirlas aunque sea un poco: va a ser breve, va a ser algo narrativo, no más de cuatro páginas. Pero ¿de qué género?, ¿qué persona?, ¿qué tiempo? Eso aún no lo sé. Habrá que esperar y ni los estudios pueden explicarlo. Algunas tardes me deprimo sabiendo eso, pero algunas mañanas me despierto sonriente y pensando que lo misterioso es lo que le da más magia y vida a la situación. Alguien me comparó con la Virgen María, y yo digo que sí; todos somos vírgenes marías. Nació en mí sin ayuda de nadie, y la tendré sin ayuda de nadie. Obviamente hubo influencia a mí alrededor pero eso no quita el hecho de que yo soy el padre y la madre, y espero, por Dios, no me decepciones. Ay, cómo la cuidaré, a mi bella idea.

Alex Dan Leibovich

Licencia Creative Commons
Eido por Alex Dan Leibovich se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://oniroscopio.com.ar/eido/.

Fotografías:

Escultura “El Pensante” por Auguste Rodin:

Bron-Yr-Aur – Led Zeppelin

Voces que valen ser escuchadas

Significado de Oniroscopio

Palabra resultante de dos vocablos: “Oniro”, que en griego significa "sueño" (los “oniros” o “oneiros” son los hijos del dios del sueño, Hipnos, en la mitología griega) y “-scopio”, que en griego significa “instrumento para mirar” o simplemente “mirar”. De esta forma sería equivalente a “mirar sueños” o “instrumento para mirar sueños”. Así, el simbolismo radica en ver lo fantástico en la realidad o el sueño en la vigilia.